Volatilidad del tipo de cambio en las pymes

El empresario

13 de mayo de 2015


Éstas carecen de áreas internas expertas en administración de riesgos financieros.

En el análisis financiero, la desviación estándar de los rendimientos diarios es utilizada como una medida de volatilidad y riesgo asociado a las variables financieras. La desviación estándar, al igual que el rendimiento esperado de los precios, es una medida estadística que se puede utilizar como herramientas para pronosticar el comportamiento futuro de la variable analizada.


Generalmente, las pequeñas y medianas empresas (pymes) no cuentan con áreas internas especializadas de administración de riesgos financieros, ni con expertos en instrumentos financieros derivados, que les puedan apoyar en la selección y el momento adecuado de la concertación de un instrumento financiero derivado con fines de cobertura.


En los mercados financieros existen momentos de mayor o menor volatilidad debido a las expectativas del comportamiento futuro de datos macroeconómicos, aspectos de política económica, declaraciones gubernamentales o de bancos centrales, posturas en el manejo de crisis internacionales, de guerras o amenazas de guerra e incluso de desastres climáticos.


La volatilidad en las variables financieras influye en diferentes escalas y es totalmente independiente de las estrategias corporativas que se estructuran para y desde dentro de las empresas, dejando los resultados financieros totalmente expuestos a los movimientos inesperados hacia arriba o hacia abajo en sus cotizaciones diarias. Llegan a ocasionar grandes utilidades en el mejor de los casos, o grandes pérdidas, que pueden disminuir significativamente el resultado de una buena y productiva administración directiva enfocada a desempeñar diariamente su actividad empresarial. 


Un claro ejemplo de exposición al riesgo de mercado son las empresas importadoras y exportadoras, las cuales, por el propio desempeño de su actividad comercial, tienen la exposición al riesgo de tipo de cambio del peso contra cualquier divisa de los proveedores en los países con los que contratan cotidianamente sus operaciones. Los aspectos que se deben tomar en cuenta son:


*La cotización máxima o mínima que, al ser rebasada en el mercado cambiario, ocasiona que empiecen a disminuir las utilidades esperadas en las importaciones, incluso pueden llegar a convertirse en pérdidas operativas.

*Asesorarse con firmas especializadas que analicen las operaciones desde el punto de vista de la empresa.

*Analizar y entender el tipo de instrumento financiero derivado más adecuado al tipo de exposición de riesgo financiero que se desea cubrir.

*Verificar el entendimiento del instrumento financiero derivado seleccionado por parte de las áreas directiva, comercial, contable y fiscal de la empresa.

*Documentar y dar seguimiento permanente a la posición abierta en el instrumento financiero derivado contratado y a la posición de riesgo cubierta.

*Evaluar el resultado esperado de la estrategia de cobertura durante su vigencia. Tomar la confirmación, rebalanceo o cambio de estrategia implementada en caso de que no se hayan obtenido los resultados esperados o de que la cobertura no sea eficiente.


No se debe esperar a que sea necesaria la contratación de un instrumento financiero derivado de cobertura cuando ya se ha realizado el efecto de la pérdida por movimientos adversos inesperados, porque se tendrían efectos correctivos. Se deben implementar estrategias de administración de riesgos de forma preventiva.


El autor es socio director GQC.