Cuando la Fed suba las tasas, así afectará a la economía

COLEGIO DE CONTADORES PÚBLICOS DE MÉXICO, A.C.  
SERGIO GARCÍA QUINTANA

Integrante de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México

Nov 18, 2015


El dinero que manejamos cotidianamente tiene un precio con diferentes denominaciones, la tasa de interés o una tasa de rendimiento, dependiendo de la concertación de las operaciones financieras. La tasa de interés es un común denominador del precio que tendrá que pagar el prestatario por el uso del dinero que le está otorgando el prestamista; a su vez, este prestamista estará estableciendo una tasa de interés a la que está dispuesto a dejar su dinero en préstamo. Puede decidir ofrecer una tasa fija, por ejemplo 8.0%, o referenciado a una tasa de interés como por ejemplo la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) o Certificados de la Tesorería de la Federación (Cete), más una sobretasa por el riesgo de que el prestatario no cumpla el pago de los intereses y del capital en el plazo convenido. En el caso de que suban las tasas de interés, los créditos referenciados a una tasa como TIIE o Cetes,  verán un incremento en el monto de pago por concepto de intereses. En el caso de las inversiones, tanto en instrumentos de mercado de dinero, de capitales o de proyectos de inversión, el precio del dinero es llamado tasa de rendimiento. El inversionista combinará el porcentaje de rendimiento que desea obtener y el nivel de riesgo que representa invertir en diferentes alternativas que ofrece el mercado, aplicando una premisa: “a mayor riesgo, mayor rendimiento”.

Un punto de referencia, para el inversionista para establecer su tasa de rendimiento esperada, es la que obtiene en sus inversiones actuales, llamada “Costo de oportunidad”; una tasa Cete considerada libre de riesgo por ser emitido por el gobierno federal, una tasa de interés que paga un instrumento de mercado de dinero colocado por empresas para el financiamiento de sus operaciones, en ambos casos se conocerá desde el inicio de la vigencia de cada instrumento de inversión la tasa que recibirá el inversionista durante su vigencia. En caso de una subida de tasas de interés, el precio de los instrumentos de inversión a tasa fija tendrán una disminución en su valor de mercado bajo la premisa de “tasa sube, precio baja”, y aquellos instrumentos que restablecen la tasa en cada fecha de corte de cupón a nivel de mercado, porque pagan tasa variable (TIIE, Cete, Libor, etc.) incrementarán el pago de intereses en los cupones por vencer.  

En caso de los inversionistas de mercado de capitales, tendrán la expectativa que los rendimiento de las empresas superen las tasas de rendimiento que ofrecen los instrumentos de mercado de dinero, con el mismo riesgo de contraparte, por lo que una subida de tasas de interés podría llevar a un cambio de las inversiones de mercado de capitales a mercado de dinero, de manera proporcional al nivel de incremento en las tasas de interés. Las inversiones en proyectos de inversión, toman como referencia el porcentaje de la tasa libre de riesgo, adicionando un porcentaje sobre el que recompensa sus inversiones en proyectos.

La tasa de rendimiento se convierte entonces en una Tasa Interna de Rendimiento (TIR), cuya característica principal es que se usa como tasa de descuento para traer a valor presente los flujos de efectivo futuros esperados del proyecto permiten tener un valor presente neto igual a cero. Si suben las tasas de interés, los proyectos de inversión deberán tener mayores tasas de rendimiento que compense el riesgo por encima de la tasa libre de riesgo.  Si suben las tasas de interés la actividad económica deberá tener un ajuste en el uso del dinero buscando eficiencia en su resultado esperado. Garantizar la posibilidad de cumplir con las obligaciones concertadas y con un mayor compromiso de parte de los usuarios del dinero. Será necesario un mejor seguimiento y control del uso del dinero conforme a los planes y controles establecidos en la planeación financiera.

No debemos quedarnos esperando y expuestos al riesgo de si la tasa de interés sube o no, si la Fed y Banco de México deciden subir o mantener las tasas actuales. Deberá establecerse una administración de riesgos, con acciones preventivas con Instrumentos Financieros Derivados de cobertura de movimientos adversos en los factores económicos, que están fuera del contexto empresarial, pero dentro del medio ambiente en el que desempeñan cotidianamente las empresas.


“No hacer nada, es asumir el riesgo”